sábado, 27 de noviembre de 2010

QUIERES SEGUIR ESTE BLOG?

Hazte seguidor!!!



Si te gusta el Blog, los contenidos, las entradas o quieres volver a encontrar este Blog más facilmente.

Tienes que hacer click sobre Seguir y tener una imagen que te guste de 32x32 pixels, lista para cargarla cuando te lo pida.

Aprovecha y haz un vistazo por toda la columna de la derecha. Hay mucha información interesante.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

ETNIAS DE ETIOPÍA

En África habitan más de 3.000 grupos étnicos distintos. El continente del que nació la actual humanidad conforma una variedad de inapreciable riqueza étnica.

Tiene una gran diversidad de paisajes: desde los desiertos de la periferia, pasando por las fuentes del Nilo Azul (tributario en un 86% del río Nilo), y un fértil y generoso altiplano central donde se sitúa Addis Abeba, la tercera capital a mayor altura del mundo.

En Etiopía conviven 80 lenguas y más de 200 dialectos.

PUEBLOS
AARI   AFAR  ALABA   AMHARA   AÑUAK   ARBORE  BANNA  BASHADA  BASKETTO
BERTA  BORANA  BORO  DASSANETCH  DAURO  DIZI  DORZE  GABBRA  GAWWADA
 GAMO  GEDEO  GOFA  GUMUZ  GURAGE  IROB  HAMAR  HARARI  KAMBAATA  KARO
KOMA  KONSO  LIBIDO  ME´EN  MURLE  MURSI  NUER  NYANGATOM  OROMO  SAHO
SIDAMA  SOMALI  SURMA  TIGRAY  WOLAYTTA  ZAYSE

La gran mayoría de las fotos que acompañan los textos están tomadas por viajeros y fotógrafos que narran sus viajes y experiencias en cada poblado que visitan.

Los visitantes provocan un gran revuelo a la llegada a las aldeas ya que por dejarse fotografiar las gentes de los poblados cobran unos 2 birr por adulto y 1 birr por niño y corren a pintarse y a ponerse sus mejores galas.
2 Birr etíope (ETB) = 0.08804 Euro (EUR) (17-11-10)

Estas son algunas de las Etnias de Etiopía con fotos de sus gentes y sus aldeas o poblados. Localizar todas las de la lista de arriba me ha resultado imposible.

DASSANETCH, KARO, AFAR, MURSI, BORANA, OROMO, GURAJE, DORZE, HAMER, ARGOBA, SIDAMA, SOMALÍ, SURMA, TIGRAY, ERBBORE, TSEMAY, KARRAYYU

Cada sociedad se rige por unos cánones distintos de belleza y … aunque a unas personas les parezca ridícula o cómica una vestimenta, un peinado o la manera en que decoran su cuerpo en otras sociedades, no debemos olvidar que todas las culturas se merecen un gran respeto por que ninguna es mejor que otra, sino simplemente distinta.
Y de las viviendas, sólo decir que aunque parezcan muy básicas para nuestra sociedad, en la que no sabríamos vivir sin los 30 aparatos electrónicos que tenemos en casa, para ellos es la forma de vida que han heredado y es su hogar.
“No es más rico el que más tiene , sino el que menos necesita”


DASSANETCH
Los Dassanech, también llamados Gales son unos 60.000 individuos, viven a ambos lados del río OMO tanto en territorio Etiope como Keniata.
Son nómadas y los hombres suelen estar pastoreando.Aprovechan la época de lluvia para dedicarse a la agricultura y en épocas secas, pasan al pastoreo.Las casas del poblado son un estilo de tiendas de campaña hechas con
ramas y piel, que pueden montar y desmontar para facilitar su traslado.
Este pueblo es polígamo como muchas de las culturas primitivas.Las ropas indican tanto el estatus social como civil y la edad de las mujeres.
En el pelo tienen unas cintas, las muchachas de la misma edad comparten el mismo estilo de cinta, así se reconocen las diferentes generaciones del poblado.Las mujeres casadas son las úncas que usan faldas de cuero.


KARO

Esta tribu se caracteriza por cómo se pintan el cuerpo y además se adornan con flores y plantas, mazorcas de maíz, piercings hechos con clavos, imperdibles, un poco de todo. Son muy amigos de los Hamer.
Los karo habitan los territorios al oeste del curso bajo del Omo. Se trata de una etnia de apenas unas 1000 personas que se dedican a la agricultura, pesca, recolección de miel y cría de cabras y ovejas. Viven a orillas del río Omo que nace en las tierras centrales de Etiopía.


AFAR
También conocidos como Danakil, los afar usan el pelo en forma de tirabuzones con grandes cuchillos curvos. Y usan sanafil que es un tipo de falda que varía de color según el sexo.
Viven en chozas que las llaman ari y se mueven constantemente en busca de agua para los animales.

En su sociedad hay dos diferencias de clases, los que son conocidos como Asaemara (rojo) que son la nobleza afar y viven la zona de Assayita y los Adaemara (blanco) son los más bajos y viven en una zona horrible en desierto. La mayor parte de la etnia de los afar son nómadas que dedican la vida en la crianza de animales como cabra, vaca, oveja y camellos. Otros que se asentaron pasaron a trabajar en la extracción de la sal.


MURSI
Los Mursi son toscos en sus gestos, de mirada dura y penetrante y están armados. Hombres y mujeres perforan sus orejas e introducen platos de barro en los orificios y provocan grandes deformaciones.

Si alguna característica del pueblo Mursi ha hecho que sean conocidos muy lejos de su país, no es la constante incertidumbre sobre su futuro ni los muertos que los enfrentamientos con los pueblos vecinos provocan a menudo, sino sus hábitos en el vestido y en la ornamentación corporal.

Las mujeres Mursi tienen la costumbre de alargarse el tamaño de los labios introduciéndose platos de barro, estos platos irán aumentando de tamaño de manera progresiva hasta que la carne no de más de si.El plato labial es indicativo del status social de la mujer. Aunque cada vez más chicas optan por no ponérselo.Anualmente, los jóvenes solteros Mursi suelen participar en violentos torneos, en los que, al igual que en la Lucha Surma, provistos de largas varas, donga, ponen a prueba su fuerza, su valor, su destreza, que tendrán como recompensa la admiración de las jóvenes casaderas y el prestigio para la comunidad de la región del país Mursi de donde provenga el vencedor.  


BORANA













Los Borana son un subgrupo del pueblo oromo y representa una de las dos mitades de los Oromos originales (la otra mitad son los Barentu). Son nómadas, pero recientemente algunos borana han adoptado la agricultura. Los oromos en el norte de Kenya entraron por primera vez en la región desde el sur de Etiopía durante una expansión migratoria mayor en los finales del siglo XVI.

Ellos se diferenciaron luego en Boranas criadores de reses y los Gabra y los Sakuye criadores de camellos. Los boranas hablan la lengua borana (o afaani Boraana), el cual es parte de la rama de las lenguas cusitas de la familia de lenguas afroasiáticas. 
Aproximadamente 200.000 personas se identifican como boranas.


OROMO

Los oromo constituyen un grupo étnico asentado en Etiopía y en algunas regiones de Kenia. La etnia oromo, con unos 26 millones de miembros, es la más numerosa de Etiopía (alrededor del 40% de la población total del país), aunque ha estado históricamente relegada. Su lengua es el idioma oromo.

La vida de los oromo es bien sencilla, los padres son la autoridad de la casa y de toda la familia. Son un pueblo respetuoso para con los familiares y amigos, pero no con los extraños.
Casan apenas con una mujer y tienta tener el mayor número de descendientes, segundo la cultura esto los da mayor prestigio en la sociedad.Viven en todas las regiones de Etiopía menos Gondar. Ellos están también en países vecinos tales como Kenia y Somalia. Fuera de las 50 naciones de África sólo cuatro tienen a una población más grande que Oromia.  


GURAGE
Es el nombre de varios grupos étnicos en la zona del mismo nombre al sudoeste de la capital etíope Adís Abeba. Dichos grupos consideran que forman una unidad histórica y cultural.


LOS DORZE

  










Los Dorze, en el centro de Etiopía, son famosos por sus casas con forma de elefante y por la calidad de sus tejidos de algodón. Hacen “su pan” con la pulpa del tronco del banano falso, un árbol con las hojas similares a los bananos, pero que da el fruto por el que lleva su nombre.

Las viviendas Dorze, construidas con bambú, son una de las características que les distingue de los pueblos vecinos. Las habitan durante unos cuarenta años y transcurrido ese tiempo las abandonan para construir otra casa nueva

Ocupan un pequeño territorio de unos 30 kilómetros cuadrados en el norte de la región del Omo, en los alrededores de Chencha, el las áreas montañosas de los lagos Abaya y Chamo. Pero aunque esta es su región de procedencia, hay una importante comunidad Dorze en al ciudad de Addis Abeba, donde tienen su propio distrito en el que viven y trabajan en comunidad.







HAMER
Son una tribu africana que vive en el sur de Etiopía, al este del río Omo, al sudoeste del Mago National Park cerca de la frontera con Kenia.

Son considerados como uno de los pueblos más tradicionales del país y se dedican básicamente a la agricultura y al pastoreo. Los hamer son polígamos.
Se caracterizan por sus elaborados peinados, decoración y marcas corporales, pintando su cuerpo de muchos colores y vistiendo montones de abalorios, tanto hombres como mujeres. La decoración de cada individuo refleja su estatus social: cazadores, guerreros, mujeres principales, etc.
Los hombres adornan sus cuerpos con escarificaciones, mientras que las mujeres muestran unas marcas causadas en parte durante sus ritos de madurez.




ARGOBA

El Pueblo argoba (o argobba) es un grupo étnico musulmán que encuentra diseminado a través de aldeas aisladas y ciudades del noreste y el este de Etiopía. Históricamente, los argoba se han distinguido como pueblo de comerciantes y mercaderes, adaptándose a las tendencias económicas del área de residencia.


SIDAMA


Los sidama son una etnia de Etiopía que habita el estado de Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur. Se caracteriza por la lengua que utiliza, el sidamo, que pertenece a la rama de las lenguas cusitas (que pertenece a la rama de las lenguas afroasiáticas). Alrededor de 2.439.000 personas pertenecen a esta etnia.



SOMALÍ

La etnia somalí son cualquier miembro de un cuantioso grupo de personas que ocupan la totalidad de Somalia y partes de Yibuti, Etiopía, Yemen, y Kenia.

Su lenguaje es de la rama de las lenguas cushíticas de la familia afroasiática. Sumando más de siete millones, los somalíes están divididos en grupos del norte, centro y sur. Todos han sido musulmanes desde por lo menos el siglo XIV.

Son principalmente pastores nómadas, que a causa de intensa competencia por los recursos limitados, han sido extremadamente individualistas y se han visto frecuentemente implicados en enemistades a muerte o guerras con los clanes y pueblos vecinos.



SURMA

Los surma, también denominados suri, son una tribu seminómada africana, de cuyos integrantes se calcula que son unos 45.000. Residen principalmente en las selvas del sudoeste de Etiopía y en un pequeño reducto en la llanura del Sur de Sudán.
Las mujeres surma lucen disco de calabaza o platos de arcilla incrustados en sus labios y en las orejas (estos últimos también los hombres), que cuanto más grande sea les permitirá una dote matrimonial más suculenta, normalmente se trata de entrega de ganado.

El Donga consiste en una lucha con unos enormes palos en la que los Surma defienden su honor y el de su comunidad. Exhiben su virilidad y adquieren prestigio social. Los surma son polígamos, por lo que el que más donga gane, más mujeres tendrá.

El arte lo portan consigo, ya sea a través de pequeños ornamentos (cinturones, anillos, brazaletes, etc.), como decoración en su propio cuerpo (pirograbados, dibujos hechos con cicatrices en su propia piel, pintura corporal, y similares).


TIGRAY
El pueblo tigray (tigré o tigriña) es un grupo étnico que encuentra emplazado preferentemente en el sur, centro y norte de Eritrea y en la región montañosa septentrional de la región Tigray de Etiopía. Algunos grupos de tigray viven en otras zonas de Etiopía, en especial en la región Amhara.
En Etiopía constiuyen aproximadamente el 96% de la población de la región Tigray, y el 6,2% de la población total del país.
El primer reino de este pueblo tuvo lugar en el siglo VIII a.C. El mismo pueblo dio lugar al Reino de Aksum, una de las civilizaciones más poderosas del mundo antiguo, permaneciendo desde el siglo I hasta el siglo X. Mucho más allá de su importancia actual, el pueblo Tigray ayudo a moldear la cultura de Etiopía desde sus orígenes, dejando muchos vestigios y tesoros históricos.



ERBORE

Los Erbore son una variante de los Oromo. Sus pinturas y sus adornos son alguno de sus rasgos más significativos.Viven en chozas y se dedican básicamente a la ganadería.

Las mujeres Erbore son bellas y se adornan profusamente con esa coquetería tan propia de todos los pobladores de estas tierras. Los hombres Erbore llevan marcada su dura existencia en las arrugas de sus rostros.


TSEMAY

Los Tsemay o Tsamai habitan en el curso bajo del río Omo. En su área de influencia podemos encontrar otra etnia de características muy similares, son los Banna con los que les unen costumbres, estilos de vida y relaciones comerciales. Dedican gran parte de su tiempo al pastoreo de pequeños rebaños y les obliga a realizar grandes desplazamientos en busca de buenos pastos.

Esta vida nómada o seminómada hace que las casas de los Tsemay tengan una estructura realmente simple consistente en un entramado cubierto de hierba y esteras. Uno de los aspectos que más llama la atención de los hombres Tsemay es, aparte del inseparable AK-47 (propio por otra parte de casi todas las tribus de la región) el pequeño taburete de madera que llevan constantemente.



  1.Adís Abeba                      7.Harari
  2.Afar                                  8.Oromía
  3.Amhara                             9.Somalí                   
  4.Benishangul-Gumaz          10.Pueblos del Sur
  5.Dire Dawa                      11.Tigray
  6.Gambela







If you liked this post, leave your message here
Si te ha gustado esta entrada puedes dejar un comentario

Adición tribu (edición 25-04-2012)


Los KARRAYYU son una tribu de pastores de Etiopía que viven en el valle de Awash, cerca del volcán del monte y la llanura Fentale Metehara. Pertenecen al mayor grupo étnico de los Oromos. Los Karrayyu están al borde de la extinctión.
En las últimas cuatro décadas, fueron expropiados del 70% de sus tierras, incluyendo sus santuarios, por el gobierno para hacer plantaciones de azúcar y algodón. 
La lucha por las tierras de pastoreo y los recursos hídricos es un reto constante y diario para los Karrayyus. Esto da lugar a conflictos con las tribus vecinas como los afar o Argoba, pero también con algunos subgrupos étnicos como los Oromo Arsi.
Los hombres y las mujeres se hacen unas marcas en la cara de forma similar.



ADICIÓN ETNIA (18-01-2013). link:  LOS GUMUZ, la etnia marginada

jueves, 18 de noviembre de 2010

TESTIMONIO SOBRE LA NIÑA Y EL BUITRE


Cuando hace tiempo ví esta foto me impactó mucho y nunca más la he podido olvidar, pero hoy he encontrado esta historia que me ha "tranquilizado". Lo que ves no es lo que parece...

Sale una escena parecida en una peli de Angelina Jolie, Amar peligrosamente (2003). "El cómodo mundo de Sarah Jordan (Angelina Jolie), una ingenua americana residente en Londres, da un vuelco cuando Nick Callahan (Clive Owen) se cuela en un baile para recaudar fondos y ..."


La historia vale la pena...

Carter no se suicidó por esta foto, si no por la magnitud de lo que sucedió cuando llegó a los ojos del mundo.


LOS PERIODISTAS españoles que hicieron otra instantánea donde Carter captó la foto que le valió el Pulitzer desmontan la leyenda negra. La niña no agonizaba, defecaba. El fotógrafo espantó luego al buitre.
Por José M. Arenzana y Luis Davilla .

El español Davilla captó, mese después, una escena similar a la que ganó el Pulitzer (arriba).

«La foto de Kevin Carter debería haber sembrado de silencio el mundo. Pasó todo lo contrario. Desató una tromba de chismorreos y palabrería que tras casi 15 años abrasa todavía foros de Internet e invade seminarios. Gañanes de la opinión, evangelizadores laicos, moralistas progres, bienpensantes reaccionarios, profetillas pichaflojas y hasta algún periodista de relumbrón reverdecen la teoría de que Carter se quitó la vida por el remordimiento de no haber salvado a la indefensa criatura de esa bestia.

Sí, 16 meses después de aquella foto, la noche del 27 de julio de 1994, su autor, el sudafricano Kevin Carter, que venía de recoger el Premio Pulitzer en la Columbia University, conectó una goma al tubo de escape de su coche, dejó una confusa nota y se suicidó. Tenía 33 años.

Desde que el New York Times publicó la foto (marzo de 1993), millones de personas sintieron un impacto en la barriga, un estremecimiento fugaz que muchos aún perciben como una especie de agresión a una parte íntima de su sensibilidad. Alguien iba a tener que pagar por ello. Hasta que, al fin, Carter, el agresor, pagó su culpa. Ya no tendría forma de defenderse. A partir de ahí, bastaba con repetirle al mundo la milonga hasta la náusea: «Claro, el dilema moral, la culpa, todo eso le condujo a la tumba, bla, bla...». Y siguen.

El fotógrafo Luis Davilla y yo estuvimos en ese lugar meses después que Carter, en julio. Luis retrató una escena parecida y los dos sabemos que no sucedió así. Quienes esparcen la patraña no saben de lo que hablan. O peor: mienten.

A mediados de marzo de 1993, Carter viajó con su colega Joao Silva, un mozambicano recriado en Sudáfrica, al sur de Sudán, un lugar acosado por las hambrunas y el terror de la guerra desde la llegada al poder de los radicales islámicos. Carter y Silva eran dos de los cuatro foteros conocidos en Johanesburgo como el Club del Bang-Bang, gente especializada en retratar la brutalidad durante el fin del apartheid en suburbios como Soweto o Thokoza. Pertenecían a esa clase de reporteros que no se amilanan ni cuando la muerte les mira de cerca o la sangre les salpica la lente. Así ayudaron a enterrar al régimen racista de Pretoria. Por entonces, Ken Oosterbroek, el líder del grupo, el más guapo y equilibrado, había sido dos veces Mejor Fotógrafo del Año. Y Greg Marinovich, el cuarto bang-bang, Pulitzer desde 1991 por una secuencia en la que un miembro del partido Inkhata era linchado, primero a cuchilladas y luego abrasado a fuego.

Cuando Carter y Silva llegaron a Ayod, entre infectos pantanales, a unos mil kilómetros del lugar civilizado más cercano, el poblado funcionaba como feed-center, un centro de alimentación de la ONU. Unas 15.000 personas exhaustas que huían de los combates, con grave desnutrición y enfermedades como la malaria, el kala azar (leishmaniasis) o el gusano de Guinea, se concentraban allí y aquello era un verdadero festival de ayuda humanitaria. Silva y Carter, cada uno por su lado, hicieron fotos toda la mañana de aquel espanto. Cuando se reencontraron, Carter le describió la escena y se sentó a llorar: esperó 20 minutos a que el buitre entrase en plano, hizo la foto, espantó al bicho (o no, qué más da) y se marchó.


OTRO PREDADOR

Durante el año siguiente, Carter se vio alanceado con dilemas y acusaciones obtusas, cuando no estúpidas, de quienes jamás han pisado un escenario semejante, incapaces de imaginarse una realidad tan atroz como la del sur de Sudán, pero que parecían hacerse cargo del vértigo terrible que expresaba su foto. Un insensato llegó a escribir: «El hombre que ha ajustado su lente para captar esa foto es otro predador, otro buitre en la escena». Y yo afirmo: difícil ser más imbécil.

Carter acudió a toda clase de foros para ofrecer su versión de lo sucedido, pero para entonces su vida era un completo desastre. Muchos años antes había intentado suicidarse, fumaba White Pipe, una mezcla de marihuana, mandrax y barbitúricos, tenía graves problemas familiares y una personalidad desordenada, perdía sus carretes de fotos en aviones y aeropuertos, arrastraba depresiones, llevaba una vida caótica y tenía acumuladas experiencias trágicas como para colapsar las consultas de varios psicoanalistas.

Por si fuera poco, el 18 de abril de 1994, Carter dejó a su amigo Oosterbroek y demás bang-bang de guardia en un suburbio de Johanesburgo y se marchó a conceder una entrevista a un colega, pues seis días antes le habían comunicado la concesión del Pulitzer por la foto de la niña y el buitre. En la radio del coche escuchó que Oosterbroek y Marinovich habían sido heridos en una refriega nada más irse él. Voló hacia el hospital, pero Oosterbroek había fallecido. Las preguntas estúpidas siguieron. Y los imbéciles, como carroñeros, haciendo de las suyas.

En fin, ¿qué otra cosa pudo haber hecho Carter por la niña? ¿Espantar al buitre? Al parecer, lo hizo, aunque los buitres (los hay a montones) habrían vuelto de todos modos. ¿Llevarla consigo? Bien, ¿adónde?, porque parece que nuestra conciencia acomplejada pretende imaginar que esa criatura yace en un páramo hacia ninguna parte. No es cierto. Esa criatura, reventada por el hambre y por las diarreas, que a los niños allí les desvencija el ano y les hace colgar una tripa larga pierna abajo, está a unos 20 metros de la puerta del poblado, junto a la empalizada de paja que rodea el feed-center y rodeada de gente que deambula a su alrededor. Nadie la ha llevado hasta allí. Simplemente, esa niña se ha sentado a defecar. Sí, maldita sea, es el estercolero de la tribu, donde todos los suyos, de generación en generación, acuden a realizar sus deposiciones. Son gente educada, al fin y al cabo, con sus normas cívicas, que no permiten que uno haga de vientre en cualquier lado. ¿Será preciso decirlo en plata? ¡Esa niña ha ido allí a cagar! Y el buitre, esa bestia cobarde que parece tan atenta, no hace sino esperar a que la niña le regale su magra ración de carroña cotidiana, como también sucede con la criatura que retrató Davilla en idéntica actitud en ese lugar demoníaco y escatológico.

No, Carter no se suicidó por un remordimiento de esa clase. Se limitó a recortar un trozo de paisaje para servírnoslo a domicilio. La expresividad fue su gran logro, pues la foto ejerce de metáfora certera de una realidad trágica y atroz de una guerra olvidada. No es ningún montaje: sucedió así y Carter sólo nos troceó y nos regaló el significante; el significado lo pusimos nosotros, espectadores occidentales, atormentados por nuestra sucia conciencia y acosados por los problemas de obesidad extensiva desde la tierna infancia. Carter no era otro predador ni el ejecutor de la niña, no, sino su único redentor. La redimió y esparció la culpa al mundo, para que volviésemos los ojos por un segundo hacia la tragedia de Sudán y ayudásemos a esas criaturas a llevar su cruz olvidada. Carter no logró salvarla, pero es que eso ya (a unos más que a otros, desde luego) nos correspondería a todos.

Tres meses después de la muerte de su amigo Oosterbroek, a finales de julio de 1994, Carter recogió su Pulitzer y el día 27, a la vuelta, anotó en un papel que dejó en el asiento del copiloto: «He llegado a un punto en que el sufrimiento de la vida anula la alegría... Estoy perseguido por recuerdos vívidos de muertos, de cadáveres, rabia y dolor. Y estoy perseguido por la pérdida de mi amigo Ken...». El dióxido de carbono de su vieja furgoneta puso el resto, pero no sabemos hasta cuándo los opinadores y moralistas seguirán haciéndole pagar a Carter que nos diese ese aldabonazo y ese susto en la conciencia. De todos modos, los niños y los buitres seguirán estando allí. Aunque Carter ya no esté para retratarlo.


Fuente: EL MUNDO


viernes, 12 de noviembre de 2010


Estas palabras en Amhárico significan:

LLEGÓ LA CALMA !

, ha llegado mi momento de calma.

Me rindo!

Ya no puedo estar más pendiente del teléfono, de los meils, del móvil  ... bueno, éste último me va a costar lo suyo, no prometo nada!

Es que  ya me he saturado de esperar, y como no vamos a solucionar nada, pues eso...

que cuando nos llame la ecai, será un SORPRESON, por que ya habremos dejado de estar ansiosos por no tener noticias suyas.

Ya se acabó el estar depre, el agobiar a llamadas a la ecai, bueno 1 al mes, no os penseis, claro que también les preguntaba por meil una vez puntual al mes y eso igual cansa, no?
Se terminó el buscar como locos asignaciones por los históricos de las otras ecais...

STOP!!!!

TODO LLEGA, NO?

Pues eso, he decidido rotundamente no preguntar más.


Aunque no dejemos de pensar a diario en nuestro pequeño Etíope, en la edad que tendrá, si será nene o nena, en como reaccionará cuando nos vea, en su carácter, en que le gusta comer, a que le gusta jugar, en la actitud que tendrá con su hermano mayor...
Tantos pensamientos nuestros se van cada día hacia Etiopía....
Es tan difícil expresar lo que estamos sintiendo día a día...

Sólo los que estamos "esperando un embarazo diferente", saben de lo que hablo.

Cómo puedes desear tanto tener delante a un ser que ni siquiera conoces y del que no sabes nada?, Abrazarle, mimarle, quererle, ser su Familia!!!!

Desde luego que si ya me estoy quedando en los huesos de tanta melancolia, no quiero ni pensar cuando empecemos a perparar los papeles del expediente!!!
A ver si con el turroncito de chocolate recuperamos algo.
En fin, espero amenizar el Blog de vez en cuando con cosillas de Etiopía más ... bueno, menos tristes.

jueves, 4 de noviembre de 2010

ASIGNACIONES? ...DÓNDE?... CUANDO?

Estoy un poco enfadada con el mundo pero más con mi ecai ipi...

Te da un subidón cuando te dicen que has pasado del puesto 8 al 6 en 1 mes. Piensas...hemos acertado con la ecai y nuestro perfil del menor es verdad que es de los que menos se solicitan...y ...ostras!!!! a este ritmo tardaremos poco en firmar contrato.

-Piensa que cuando firmas luego ya va más rápido. (eso nos dice la ecai)

Pues yo ya lo dudo mucho!. Desde Marzo tenemos el sagrado C.I. que tanto cuesta de conseguir, y desde Abril estamos exactamente igual.  NO HEMOS ADELANTADO NADA. (caca de vaca!!).

Llega el verano y claro, en Agosto ya ni llamas. No por que estés de vacaciones un mes si no por que igual la ecai tiene poco trabajo y seguro que no han llegado asignaciones.

Vale...hay que ser pacientes, dejarles aterrizar de las vacaciones, ordenar ideas, retomar expedientes y bueno, pues nos esperamos a Septiembre.

-Acabamos de llegar y todo está igual (eso dice mi ecai).

Pero bueno si me he enterado por otro Blog de que han llegado asignaciones, por que me lo ocultan!!!!
-Han llegado asignaciones pero de vuestro perfil sólo 2, y van para familias que habían firmado.

Bueno, pues nada.  Te comes las uñas un poquito más (es un decir, yo no me las como).

Del frío de Marzo pasamos al frío de Octubre, se termina el verano y mi paciencia, así que decido llamar.

Piticling!!!  Piticling!!!!

A que no sabéis que me contestaron?

Venga un Gallifante a quién lo adivine....  Ya!  pues sí.

-Todo sigue igual , estais en la posición 6.

Así que...resumiendo... No hay nada que hacer, conformarse, y resignarse a que vamos para 8 meses y estamos igual.
5 familias por delante que según ellos NO han firmado.

Esto en un embarazo normal, no pasa. Sólo hay que dejar pasar los 9 meses (en principio) y el crío sale del horno...Clinn!!
En la Adopción nunca sabes el tiempo que tardarás en ser madre de nuevo, como en mi caso.


Vamos con las ECAIS....

Nosotros estaríamos en la franja Rosa

Plazos de las asignaciones según la página de hace máaaaas de un año de IPI (ya les vale!!!!):

Los plazos varían mucho en función del perfil de edad solicitado por la familia adoptante de la situación del país y de los niños que haya en ese momento.

Niños hasta 4 años: el proceso durará entre 30 y 36 meses en total, una vez recibido por IPI el certificado de idoneidad.

Niños hasta 5 años: el proceso durará entre 16 meses y 20 meses en total, una vez recibido por IPI el certificado de idoneidad.

Niños hasta 6 años: el proceso durará entre 4 meses y 10 meses en total, una vez recibido por IPI el certificado de idoneidad.

Niños de más de 6 años: el proceso durará entre 3 meses y 7 meses en total, una vez recibido por IPI el certificado de idoneidad.

Esos datos NO son reales. Está claro.

Y de lo que más cuenta me doy es de que el tiempo es una unidad muy relativa.

Para algunas personas,  todo "es un momento", mis compis de trabajo saben de lo que hablo.
Para otras una hora puede resultar una eternidad.
Para otras un minuto es, segun la situación... interminable.
Para otras un año les ha pasado volando.

Ojalá para mí las semanas no parecieran meses y los meses parecieran días.

Lo mejor de todo es que valoro mucho la experiencia, confío en lo que me explican los mayores, el abuelito que se te sienta al lado en el ambulatorio, mi vecina Inés y me gusta escuchar sus anecdotas, aunque se repitan casi siempre, y escuchar a los no tan mayores pero que por ejemplo "han corrido delante de los grises", con apenas ni 20 años más que yo.

Eso que habéis vivido otros padres, que habéis esperado años, no 2 o 3 , si no a veces más. Y todos decís lo mismo............

AL FINAL LA ESPERA MERECE LA PENA y el tiempo que ha tardado en llegar se olvida en un instante.
Me gusta esa palabra.... "instante".

Ala!!! después de escribir esto, ya no estoy tan enfadada.





martes, 2 de noviembre de 2010

EL DRAMA DE SER ALBINO EN AFRICA

El albinismo es un fenómeno que pasa casi desapercibido en cualquier parte del mundo. En todas menos en África. Porque ser un ‘negro-blanco’ allí es una condena de por vida. Víctimas de la más macabra de las supersticiones, los albinos africanos se ven avocados al maltrato, la marginación, la persecución y la muerte. Mientras en Europa y América solo una de cada 20.000 personas son albinas...en África son más comunes, la proporción se multiplica y se da un caso por cada 4.000.

Su alteración genética les priva de pigmentación en piel, ojos y pelo y, dependiendo del grado de albinismo, esa hipopigmentación les hace más vulnerables ante los agentes externos. Pero el riesgo de ceguera, el cáncer de piel y la muerte prematura, son la menor de las desgracias de los albinos de África.


En el continente negro, sobre todo en países como Tanzania y Burundi, son objeto de auténticas cacerías humanas.
La razón hay que buscarla en las arraigadas creencias y la brujería, timones de las sociedades africanas. Una de esas tradiciones se basa en la convicción de que la sangre de un albino proporcionará riqueza a quien la beba.


Además, sus extremidades, su piel, su lengua y su cabello son piezas codiciadas por los hechiceros para elaborar sus rituales y por los traficantes, que tasan su valor en miles de dólares.

Es en Tanzania donde se registra una mayor concentración de población albina y donde, desde hace varias décadas, se han producido con más asiduidad estos siniestros episodios. La proliferación de ataques es un hecho que se escapa al control del gobierno del país.
Por eso, y ante el miedo de que esta práctica se siga extendiendo por Uganda, Kenia y República Democrática del Congo, la Asociación de Albinos de Tanzania ha pedido protección a las autoridades.

Sin embargo, se dice que parte de la clientela de este entramado criminal es la propia policía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

VIDEOS EN EL BLOG DE SAMA